Montserrat: "El desafío es la construcción de consensos que prioricen el bienestar de los vecinos"

La Agrupación Lealtad de Esteban Echeverría, que es encabezada por el dirigente Pablo Montserrat cumplió 6 años y en diálogo con #EOL, el ex presidente del Consejo Escolar repasó la construcción de la agrupación y analizó la actualidad política del distrito, a menos de un mes de las elecciones.

- ¿Cómo nació la Agrupación Lealtad?


- El proyecto de la agrupación surgió desde un grupo de militantes y vecinos que decidimos generar un espacio de discusión política que nos permita capacitarnos, intercambiar opiniones y contribuir con políticas para mejorar la sociedad en la que vivimos. Así, por ejemplo, desde la agrupación brindamos cursos y talleres, tenemos FINES para que adultos puedan culminar sus estudios, brindamos asesoramiento jurídico gratuito y apoyo escolar. También realizamos acciones y actividades solidarias para toda la comunidad.


Dentro del espacio confluimos compañeros de diversas edades y experiencias. Hay compañeros que tienen un largo recorrido militante y otros que están transitando sus primeros pasos. De todos ellos estoy orgulloso. Lo que tenemos en común es ser vecinos de Esteban Echeverría, que queremos contribuir a una sociedad mejor y que entendemos que la principal herramienta de transformación colectiva es la actividad política.

- ¿Cómo se puede llevar adelante esa transformación colectiva desde la política?


- El desafío, lejos de los intereses particulares, es la construcción de consensos que prioricen el bienestar de los vecinos. Creo que todos estamos cansados de las peleas, las grietas y las disputas sin sentido. Lógicamente cada uno tiene su punto de vista, eso está claro y es sano que así sea, pero me parece que tenemos que hacer todos los esfuerzos posibles para superar estas instancias de diferencias “no sanas” que no nos permiten progresar como sociedad.


Soy peronista. Desde los 18 años milito dentro del peronismo de Esteban Echeverría, pero eso no me imposibilita poder dialogar y encontrar puntos en común con representantes de la comunidad que no piensan lo mismo que yo. Permanentemente estoy conversando con dirigentes y referentes, no sólo de mi partido, sino de otros espacios políticos y estoy seguro que, si bien tenemos diferencias, también tenemos mucho en común. En definitiva todos vivimos acá y queremos lo mejor para nuestros vecinos, para nuestra comunidad.


- Hoy parece muy difícil de aplicar esa relación entre partidos tan enfrentados del distrito.


- Es un desafío muy importante que tenemos los dirigentes. Construir espacios y proyectos políticos que permitan la transformación social que anhelamos. Construir desde los puntos en común no es imposible. Creo que hay que potenciar la capacidad de escuchar y fomentar la empatía.


Mirá te pongo un ejemplo familiar que quizás se puede aplicar. Mi familia tiene comercio histórico en Monte Grande desde hace casi 50 años. Mi papá y mi tío siempre me decían que si un vecino tiene un problema, primero hay que escucharlo y luego ponerse en su lugar.


Estas enseñanzas las aplico en mi vida y por supuesto en la política. Quizás por eso trato de escuchar atentamente. Es una virtud que me reconocen muchos compañeros, y eso está bueno. Que el otro no piense lo mismo no lo convierte en enemigo. Creo que ese es un desafío que tenemos todos los que creemos en la política: poder diferenciar el ego o la propia mirada del bien común.


Soy consciente que a muchos les preocupa la discusión intrapartidaria. Entiendo que las diferentes opiniones o puntos de vista terminan enriqueciendo los espacios políticos y permiten que no nos alejemos de las bases y de la militancia. No hay que tenerle miedo a la discusión. La historia nos demuestra que cuando los espacios se cierran se cometen errores que terminan perjudicando a las mayorías.

- En el medio de estos conceptos en unas semanas tenemos elecciones ¿Qué crees que va a pasar?