Mayo arrancó con un aumento del 9% en las facturas de EDESUR

Anunciar un aumento en tarifas de servicios básicos como lo es la electricidad es siempre una mala noticia para la mayoría de la sociedad, y de los sectores productivos y comerciales. La pandemia y los cierres de actividades empeoran el clima para la aceptación del ajuste del 9%.

En esta ocasión, pese a que el aumento fue menor a lo que se esperaba (se mencionaba un 30% promedio), no deja de generar ruido y un serio riesgo de pago para los sectores que se ven afectados por las restricciones vigentes.


La medida fue anunciada en las resoluciones del ENRE 106 y 107, que se publicaron en el anexo del Boletín Oficial del 30 de abril y que estableció “un único incremento para el corriente año del 9% de la tarifa promedio de los usuarios de Edenor y Edesur, que regirá a partir del 1 de mayo”.

Además, desde el Gobierno explicaron que si se utilizaban los parámetros que se tenían en cuenta durante el Gobierno de Mauricio Macri, el aumento habría sido mayor.


“De continuar vigentes los ajustes previstos en la RTI de 2017, así como la política de quita de subsidios al precio de la energía que implementó el Gobierno de Cambiemos, las tarifas del servicio de electricidad en el AMBA serían hoy, en promedio, un 160% más elevadas”,  informó el Ente.


El aumento es un golpe duro para los vecinos y vecinas de Echeverría y el conurbano, incluidos los sectores gastronómicos y comerciales.

Por las restricciones dispuestas por la segunda ola de contagios de Covid-19, los gastronómicos han perdido gran parte de sus ingresos por el cierre nocturno, mientras que los comercios en general han bajado sus ventas, según informaron oficialmente desde Comerciantes Unidos de Esteban Echeverría.


Pero al aumento de la luz se suma el aumento en el combustible (se espera un último aumento previsto para este mes) que promedió el 50% en los últimos 6 meses.


Otro punto a tener en cuenta es la inflación, que en lo informado por el INDEC en abril sobre los aumentos del mes de marzo, llegó al récord de 4,8%, y dentro de los productos que más aumentaron se encuentra la canasta básica alimentaria. Un golpe directo al bolsillo de las clases bajas y medias.


El panorama complejo actual se completa con los aumentos de sueldos en la Argentina, que vienen de 3 años consecutivos de pérdidas de poder adquisitivo (aumentos de salario promedio por debajo de la inflación), y cuyos pronósticos para este año indican que el 2021 terminaría también en números negativos.


Que el aumento fue menor al esperado y al que marcaban las formulas establecidas por el Gobierno anterior es cierto. Pero que el nuevo aumento del 9% llega en un contexto de crisis económica para la gran mayoría de la sociedad, también.


#EOL

300 x 130 cel.png
400 x 250 web.png