Alerta por estafas bancarias: Vecinos denuncian préstamos falsos en un Banco de Monte Grande

En los últimos días, varios vecinos de Esteban Echeverría denunciaron haber sido estafados por el Banco Galicia, que intenta cobrarles costosas deudas por créditos que nunca fueron solicitados.

Dentro de la larga fila de estafados se encuentra Romina Cecilia Ybañez, vecina de la localidad de Monte Grande, que supuestamente adeuda dos créditos a 4 años con el Banco de Galicia: uno por $132.000 y otro por $23.000 pesos.


Lo curioso es que Romina advirtió que no opera con el Banco Galicia ya que trabaja con otra entidad bancaria y que la única cuenta que tenía en dicho banco se encuentra vencida desde 2019. “Yo jamás brindé ningún dato y tampoco tengo acceso al homebanking del Banco Galicia, como para sacar un crédito pre-aprobado, porque jamás operé con ese banco”, explicó la damnificada.

“El mes pasado me ingresó un mail informando que yo no había pagado mi préstamo personal. A partir de ahí me comuniqué para saber de qué se trataba porque yo no había sacado ningún préstamo ni siquiera operaba con Galicia”, aseguró Ybañez que, luego, realizó una denuncia penal y varios reclamos en Defensa al Consumidor y en el Banco Central.


Una vez en el banco, le notificaron a Romina que, efectivamente, había sido víctima de una estafa y le ofrecían cancelar ambas deudas si ella “firmaba un papel diciendo que estaba conforme respecto al reclamo y a la solución”, pero, por miedo a ser embaucada nuevamente, se negó a firmar. “Elegí no firmar porque ya tengo los reclamos realizados y no me pareció justo tener que firmar eso sin consultarlo. Tampoco sé el estado en el que se encuentra mi reclamo”, sostuvo.


Romina, que debió costear un abogado para intimar al banco, manifestó gran preocupación ya que, al tratarse de préstamos a cuatro años, “al no abonarlos podría entrar en el veraz”, reconoció.

Algo similar le ocurrió a una familiar de Florencia Schutzer, vecina de la localidad de Adrogué. Su suegra advirtió que en los últimos movimientos de su cuenta bancaria aparecía una deuda de $550.989 pesos por un crédito que nunca pidió. Además, reconoció que faltaban los últimos $30.000 pesos de su jubilación. Las únicas respuestas que obtuvo desde el banco fueron mails automáticos que refieren que los reclamos “no pueden ser resueltos a favor” de la damnificada porque supuestamente “los movimientos reclamados no se generaron por un error de seguridad del Banco, sino que se ha brindado información confidencial acerca de sus cuentas bancarias”, lo que, según aseguran las víctimas, es mentira.


Con respecto a la estafa, los Schutzer culpabilizaron al banco ya que en abril la damnificada había solicitado un préstamo y lo máximo que le otorgaron fueron 300.000 pesos. “Le dijeron que eso era lo máximo para lo que calificaba y, de repente, le otorgaron un crédito por medio millón que fue transferido a una cuenta desconocida y ellos no detectan nada”, concluyó la familia.


#EOL